Opinión

Triste como una riña de gallos

Nota de opinión de la presidenta de la Asociación Civil Maltratocero y referenta Seccional del Movimiento Alfonsinista, María Laura Razzari, tras la apertura de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante de Chivilcoy.

06/04/2018 11:12:50

Mar%c3%ada%20laura%20razzari

Quisieron disputarse la escena dos machos perdedores: un intendente que a fuerza de una lluvia de cheques y piedra caliza salió tercero en las legislativas y el presidente de bloque de Unidad Ciudadana que salió cuarto cómodo y gestiona junto a un diminuto y exclusivo grupo de militantes un espacio político que ya se parece a un hotel cinco estrellas: “*4tos cómodos para pocxs*”.

Coparon la escena que Cambiemos quiso catalizar infructuosamente, porque por suerte Chivilcoy, yo radical del Movimiento Alfonsinista, debo decir que todavía es peronista.

Y no será que no tenga críticas históricas al peronismo, pero son eso: historia.

Hoy picó en punta el concejal Poggio en una alocución ferviente de críticas al neoliberalismo y la administración del camaleónico Britos que supo ser parte de Unión Celeste y Blanca con Francisco De Narváez para luego negociar su aparato electoral al massismo, hasta que dejó de serle redituable y se vuelve más atractivo subordinarse a la gobernadora más perversa de la historia nacional.

Un público pequeño, comparado con lxs más de 70 mil habitantxs que tiene la ciudad, fue a ver esta instancia sagrada de la democracia local y tuvo que soportar la burla política de estos dos actores que no pueden negar sus concesiones asquerosas con las formas de construcción menos democráticas que la gente sea capaz de tolerar.

Ninguno de los dos tiene la decencia de asumir que el pueblo no los quiere.

Y no los quiere por arribistas, por incapaces, por mezquinos y por inescrupulosos.

Después de intentar alienar una vez más a la opinión pública enlistando datos contrapuestos, comenzaron una especie de cortejo, entre maquiavélico y ridículo, entorno de su acuerdo para avanzar en la causa de género.

El intendente una vez más se cargó la acción legislativa de los dos años anteriores para cooptarla, y el candidato Poggio, de mi espacio Unidad Ciudadana, se olvidó que una integrante de su propio espacio promovió la agenda de género que históricamente jamás había sido concretada en esta comuna.

Lo que ninguno de ellos en su riña de machirulos incompetentes podía advertir, es que el recinto estaba minado de víctimas que aunque nos pasemos la vida en la justicia, militemos y alcancemos las transformaciones necesarias, por su mezquina impericia, por su misoginia descarnada nos pasamos la vida yendo a una Comisaría de la Mujer y la Familia en la que cada día las mujeres que trabajan allí son más violentadas por la estructura patriarcal y menos capacitadas.

Mujeres que responden desde sus parámetros de cuidadorismo tradicional poniendo sus recursos personales para cumplir cuando el Estado las deja en banda.

Qué no saben qué hacer con su dolor cuando un médico de policía local atiende a una niña abusada en el garaje de su casa, la mira con desprecio y le dice a la madre que a su hija le falta higiene cuando viene de una violación.

Las víctimas estábamos ahí mirando su acting decadente de “no nos pondremos palos en la rueda”.

Estos ridículos ejemplares salidos de las biromes y de las oficinas pero nunca del pueblo que los conoce bien, son aves de rapiña que hablan de la causa de género al tiempo que desfinancian las políticas públicas ya aprobadas por el legislativo que habité y niegan a aquellas mujeres de su comunidad que ponen el cuerpo cada día, aún cuando con su propia humanidad no pueden eyectarse de los escenarios de violencia que el Estado comunal no altera, del mismo modo que no incorpora mujeres a puestos ejecutivos y amontona víctimas con hijxs pequeñxs en albergues donde el riesgo de violación es flagrante e incumple el cupo laboral trans.

Estas mierdas hablan de democracia mientras permiten que un Juan de Afuera los ponga en una lista de concejalxs o dirigen con batuta los aplausos de su tropa que vive fotografiándose en pose de tiro libre.

La única concejala sensible y capaz de catalizar el dolor de toda esta comuna abandonada a la carroña fue Carla Tomasini de Cumplir, que comenzó cada renglón de su discurso diciendo “somos la voz de” y recorrió todas las áreas abandonadas por la desidia y la competencia desleal del gobierno actual y de una Unidad Ciudadana, que teniendo de su espacio a la secretaria del HCD, no ha sido capaz de poder unir al campo popular ni siquiera en el proyecto por el reclamo tarifario.

Ahí estuvimos mirando con la gente que había ido a cerciorarse una vez más por qué el pueblo está tan enojado, dolorido y descreído de su clase política.

Una pelea de gallos de riña nunca terminó, que yo sepa, en un proyecto humanitario.

Esta noche tampoco pasó.

Cualquier similitud con otras comunas es parte del programa de desmantelamiento mundial de los derechos humanos.


Noticias relacionadas

  • Sanguinetti

    Las tres ciudades que conviven en La Plata

    Luciano Sanguinetti Concejal del Frente Renovador
    24/01/2018

  • Maxi-abad

    "Luchamos contra la fragmentación social desde el Estado"

    Maximiliano Abad Presidente del Bloque de Diputados de Cambiemos
    28/01/2018

  • Mar%c3%ada%20laura%20razzari

    Triste como una riña de gallos

    Nota de opinión de la presidenta de la Asociación Civil Maltratocero y referenta Seccional del Movimiento Alfonsinista, María Laura Razzari, tras la apertura de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante de Chivilcoy.
    06/04/2018