viernes 22 de noviembre de 2019 - Edición Nº1338
La Letra Chica » Municipios » 29 oct 2019

Opinión

Garro ganó haciendo “peronismo”

Nota de opinión.


Por:
Fermin Mandiola

Lo que era un secreto a voces cuando finalizaba la elección general del domingo, se confirmó tiempo después en el búnker de Juntos por el Cambio: con un altísimo corte de boleta a nivel local, Julio Garro fue reelecto intendente de La Plata por cuatro años más. En cuánto influyó la búsqueda del voto peronista “no K” y el crecimiento de Macri y Vidal en la ciudad, con respecto a las PASO.

Pasadas las 6 de la tarde, todo era felicidad y alegría en el Ateneo Néstor Kirchner de avenida 7. Aunque no había número oficiales, los provisorios de mesas testigos indicaban que Alberto Fernández sería electo Presidente y Axel Kicillof Gobernador de la provincia de Buenos Aires. Todo marcaba, también, que el “arrastre” de puntos de la boleta larga colocaría a Florencia Saintout, la candidata del Frente de Todos, a cargo de la intendencia municipal.

“Florencia viene entre 3 y 4 puntos arriba”, decían los whatsapp que llegaban del lado del Frente de Todos. “No le den bola a los números que están circulando. Venimos muy bien, mal que les pese”, respondía Julio Garro a su militancia a través de un mensaje de audio, con su característica voz rasposa.

Minutos antes de cumplirse las 9 de la noche, momento en que se darían a conocer públicamente los porcentajes obtenidos por cada espacio político, comenzaron los abrazos y los gritos de desahogo en el búnker de Juntos por el Cambio, sobre avenida 44. La diferencia entre Julio Garro y Florencia Saintout terminaría siendo de 8 puntos de ventaja, 48% contra 40%, con un altísimo corte de boleta en la categoría a intendente. Más de 30 mil votos terminaron separando a un candidato del otro. Garro ganó en todas las secciones electorales, menos en la zona de Abasto y la poco densa poblacionalmente isla Martín García.

Pero, ¿Qué fue lo que pasó?

Cuando todo hacía indicar que Saintout mantendría un número cercano al 47 % que obtuvo el Frente de Todos en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), entre los cinco precandidatos del espacio, con una distancia de 10 puntos con Juntos por el Cambio, en el sprint final esta situación se revirtió.

Como primer punto, el crecimiento en la octava sección electoral tanto del Presidente Mauricio Macri, como de la Gobernadora María Eugenia Vidal (a nivel nacional y provincial), tuvo su correlato en la ciudad. La diferencia del 37-40 % obtenido en cada categoría en las PASO, al 43-45 % de las generales del domingo, le permitió a Garro subir el piso de votantes. Pero esa es solo una parte de la historia, ya que así y todo, Alberto Fernández logró en La Plata ganarle a Macri por poco más de un punto de diferencia. Vidal, en cambio, pudo sí cosechar más cantidad de puntos que su contendiente Axel Kicillof.

Esto indica que si en La Plata Florencia Saintout hubiera fidelizado al votante de Alberto Fernández, hoy sería la primera intendenta mujer en la historia de la ciudad. Pero no fue así.

Hacia afuera y hacia adentro

Más allá de las operaciones mediáticas, locales y nacionales, contra una candidata cuestionada por su rol como decana en la Facultad de Periodismo y Comunicación, hubo cabos sueltos que no se tuvieron en cuenta durante la campaña. Gestos hacia adentro de su propio espacio político y hacia afuera, que terminaron dejando a la diputada provincial de Unidad Ciudadana con las manos vacías.

Uno de los puntos centrales “hacia adentro”, era cómo sería la relación con el Partido Justicialista. Más allá de que Ariel Archanco, primer candidato a concejal de la lista, mantiene su lugar como vicepresidente del PJ, las idas y venidas con la conducción bruerista por la elección de 2015, podía hacer tambalear la fidelidad de los militantes que responden a dicho sector.

Asimismo, no eran pocas las dudas que generaba una candidata identificada al kirchnerismo más duro, La Cámpora, con tintes ideológicos por momentos más cercano al progresismo que al peronismo tradicional. Su ausencia durante la última semana de campaña al acto de Hugo Moyano, con sectores del sindicalismo de la región, el intendente reelecto de Ensenada, Mario Secco, y el intendente electo de Berisso, Fabián Cagliardi, fue un gesto más de despegue “hacia los propios”.

De cara a la sociedad platense, la foto de la ausencia de Saintout al debate de candidatos en el Colegio de Abogados, análoga a la derrota de Daniel Scioli a las presidenciales de 2015, significó otro traspié para la derrota en el pago chico. “Ir no suma, pero faltar resta”, diría algún especialista en comunicación política. Los números finales podrían reforzar esta teoría.

En ese caso, la ausencia no solo fue para con la sociedad, sino también con respecto a los medios de comunicación, que se vieron impedidos una y otra vez de acceder a una entrevista con una candidata “blindada” para el periodismo. “Lo que uno no dice de sí mismo, el resto lo dirá de vos”, podría ser otra de las premisas que marcaron la campaña. Todo el cargamento mediático contra Saintout, pegándola a Fernando Esteche (ex líder de Quebracho) y Hugo Chávez (Presidente fallecido de Venezuela), relacionándola de manera negativa con la inundación del 2 de abril de 2013 en La Plata, cuando fue la propia Saintout quien abrió la Facultad de Periodismo para ayudar a los vecinos afectados, en ningún momento fue respondido. Y la bola de nieve creció.

El arrastre se cortó

Todas las fichas se jugaron al arrastre de la boleta encabezada por Alberto Fernández, con bajísima participación local de los ex precandidatos a la intendencia del espacio (Victoria Tolosa Paz, Guillermo Escudero, Luís Arias y Federico Martelli), dispersos y sin una clara conducción en la ciudad y la contraparte del oficialismo llamando al peronismo a cortar boleta. “Los peronistas cortamos a Florencia Saintout y votamos a Julio Garro”, decía el afiche con fondo azul y el logo del PJ, distribuido por la ciudad.

Fabián Lugli, concejal peronista que pegó el salto a Juntos por el Cambio antes de las elecciones, fue otro de los que motivó al corte de boleta, dando a entender que Garro representaba mejor al peronismo que la propia candidata del Frente de Todos. Los votos que sumó Lugli desde Los Hornos, fueron parte importante en el triunfo de Garro, que manejará los destinos de la ciudad por 4 años más.

Pese a ser uno de los distritos con mayor índice de desocupación, con polos industriales sin activación y vinculación casi nula con la Universidad Nacional de La Plata, de las más importantes del país y la región, los platenses le dieron su apoyo a Juntos por el Cambio. Será todo un desafío para el intendente Garro su “reperfilamiento”, ya que deberá conducir la ciudad con un gobernador y un presidente de distinto color político. Una novedad, incluso, tratándose de un dirigente que mantuvo un perfil bajo durante casi 4 años, que modificó dos meses y medio antes de la elección definitiva, haciendo “peronismo”, con actos populares y cartelería callejera. Y ganó.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias