domingo 19 de septiembre de 2021 - Edición Nº2005
La Letra Chica » Provincia » 2 sep 2021

Vergüenza y estupor

Senadora provincial de Grindetti le pagaba el sueldo a su empleada con un contrato de la Cámara

Fue denunciada por su exempleada doméstica, por pagarle el sueldo desde la Cámara de Senadores provincial.


La senadora de la provincia de Buenos Aires, de Juntos por el Cambio Lorena Petrovich quedó envuelta en un escándalo cuando una mujer que trabajó casi cuatro años como su empleada doméstica denunció que la legisladora le pagaba el sueldo "como dependiente del Senado bonaerense”.

Asimismo, Gisela Montini, de 40 años, explicó que desde hace cuatro años trabajaba en la casa particular de la senadora de Juntos por el Cambio “cuidando a su hijo, a su madre y haciendo tareas de limpieza” aunque cobraba un sueldo del Senado provincial, institución a la que nunca concurrió.

Además, la empleada doméstica indicó: “Nunca fui a la Cámara de Senadores y mi tarea comenzó cuidando a su hijo”, y agregó que esa situación irregular “está documentada porque ella vive en un barrio cerrado, así que hay registros de mis entradas y salidas a diario”.

Cabe destacar que la denuncia se inició luego de que la legisladora la despidiera a finales de abril, para lo cual le informó que “había dado de baja el contrato en el Senado”, según declaró su exempleada doméstica, quien a principios de año les había presentado un certificado médico debido a algunos problemas de salud, una hernia de disco, por los que “no podía hacer esfuerzos”.

Por su parte, el abogado de exempleada, Luciano Sivori detalló que “el 5 de mayo la trabajadora doméstica le envió a la senadora provincial una carta documento por la cual la intimó a que aclare la situación laboral de su clienta, dado que para Montini se trataba de un despido injustificado”.

Según el letrado, con el despido se vulneró la Ley de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, que establece el pago de una indemnización, y denunció que la legisladora de la oposición  “la dejó sin obra social y sin ART, porque la ART no le reconoce su trabajo en la casa, ya que supuestamente cumplía funciones en el Senado según el recibo de sueldo”.

En la carta documento, Montini denunció que “para evitar el pago de mi remuneración en forma personal (Petrovich) optó por registrarme como dependiente del Senado de la provincia de Buenos Aires asignándome como única tarea la realización de limpieza de su hogar particular, el cuidado de su hijo y cuidado de su mamá, infringiendo sus deberes de funcionaria pública, en perjuicio del erario fiscal”.

A modo de prueba del contenido central de su denuncia, la exempleada doméstica difundió públicamente los recibos de sueldo a su nombre, emitidos por la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires.

En ese contexto, Petrovich para defenderse señaló que su exempleada “trabajaba en la oficina que tengo y muchas veces no lo hacemos desde el despacho, ya que tengo una oficina en mi casa, entonces Gisela iba allá”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias